apéritif

10 abril, 2014 § Deja un comentario

en el juego de los niños insensibles
yo me sentaba junto al desastre
y escuchaba a ciegas
esa forma tuya de tocar
los féretros
como si fuesen un piano

Si esto os ha abierto el apetito poético, os espero esta tarde a las 20h. en la librería Arrebato (C/ La Palma 21, Madrid) donde hablaremos de por qué o por qué no «Ningún mapa es seguro».

Ningún mapa es seguro

1 abril, 2014 § 4 comentarios

ningún mapa

Está llegando y lo presentaremos el jueves 10 de abril a las 20h en la librería Arrebato de Madrid.

Entretanto, un atisbo.

 

 

el mundo necesita hombres malos

12 marzo, 2014 § 3 comentarios

 

landscape

antlers2

awakening

aha

yellow

woodwhirl

sterlings

listen

2 marzo, 2014 § Deja un comentario

hasta la última trenza es dolor y hastío

debajo de la cuarta costilla tengo un clavo

y todos los días un yugo sobre el nunca

desde que llegamos

a este lugar nuevo tan antiguo

donde intento hacer hueco a mis cerillas

que mueren al aire que desprenden los cables

por si acaso debajo de la cama

guardo mascarillas pálidas

tengo botes llenos de pastillas

que espero me duren hasta abril

las tomo por la boca y los oídos

pero el vacío sigue doliendo

y por dentro huelo a sangre

lo noto cuando respiro

Historia estúpida de la literatura

27 febrero, 2014 § Deja un comentario

Aunque a mí nunca me hace nadie caso y esto lo leen tres despistados, hoy quisiera recomendaros este divertidísimo libro porque, me parece a mí, no hay nada mejor que reírse bien a gusto de las cosas “serias”, darles la vuelta y jugar con ellas.

portada-i6n9871580.jpg

«Enrique Gallud Jardiel (Valencia, 1958) pertenece a una familia de raigambre literaria, pues es nieto de Jardiel Poncela, el gran humorista. Es Doctor en Filología Hispánica y ha enseñado en universidades de España y del extranjero. Ha publicado más de una treintena de ensayos literarios, históricos y filosóficos y ha acabado hasta la coronilla de tanta erudición y tanta mandanga. Por ello se ha liado la manta a la cabeza y decidido que, si la literatura tiene como propósito divertir a la gente, tiene que empezar por divertirle a él. Así es que se propone hacer del humor su única patria y reírse del conocimiento sobre autores, libros y movimientos que ha ido acumulando durante su vida y que resulta que, al final, no sirve absolutamente para nada. En este libro se erige en denunciante de tópicos, destructor de mitos, azote de críticos y desmitificador de bodrios literarios, y jura no volver a aburrir a nadie con escritos plúmbeos, como hasta ahora hacía.

[...]

Si te atreves a leerlo hallarás en él múltiples géneros cómicos: versos imitativos, falsas reseñas de libros, textos apócrifos, parodias teatrales, burla de las técnicas de los talleres de escritura y otras muchas cosas sorprendentes.»

Y para muestra un botón (bueno, mejor dos):

POESÍA DESNUDA DE ROPAJES  – JOSÉ HIERRO  (de Antología de escritos recién encontrados)

Yo quise escribir versos

y me apunté a un cursillo,

a un taller de poesía que daban

en el centro cívico de mi barrio, allí a la vuelta,

—junto a la peluquería unisex, ya saben dónde digo—

lunes, miércoles

y viernes.

Quise aprender a rimar cosas

pero tuve bastantes problemas

y no

me aclaraba con lo de la rima

ni el ritmo

ni la medida ni todas esas zarandajas antiguas.

Primero me frustré

bastante

hasta que descubrí con

alborozo

que Aleixandre, Neruda y otros

tipos que habían ganado premios nóbeles

tampoco sabían

una puñeta de versificar, contar

las sílabas ni nada.

Se me quitaron los complejos,

pasé del verso clásico como del estiércol

(¿ven qué fino?)

y me dedico desde entonces

al verso blanco

que es más sencillo,

¡dónde va a parar!,

porque no hay que aprender nada en absoluto

para ser escritor de este tipo de versos

y no aprender mola.

No me molesto, pues, con la rima

ni con ninguna otra cosa.

¿Para qué?

Pongo las palabras que me salen

de los mismísimos

en líneas las unas debajo

de las otras y ¡a ver quién es

el guapo que dice que

así no es escribe, si lo han hecho

tántos y tan famosos,

han ganado sus buenos cuartos

y el título de modernos!

Ahora

presumo con mis amigos

de poeta ultimísimo,

hago versos como churros

y hasta puede que gane algún

concurso.

:

:

CIEN MANERAS DE NO EMPEZAR UN LIBRO  (de Taller de escritura: «Hágalo usted mismo»)

Todos los manuales de escritura literaria te dicen cómo empezar una novela. Pero eso es fácil. A mí me gustan los desafíos y les contaré cómo no hacerlo, que tiene más mérito.

Hay inicios prohibidos. He aquí algunos:

Inicio desmisterioso

Cuando Jones mató a Fielding, porque le envidiaba su colección de chalecos de fantasía, clavándole un cuchillo hecho con hielo que luego se derritió y no dejó rastro, no sabía que, tiempo después, el genial investigador Hercule Poirot lo descubriría.

(¿Quién se iba a leer el libro, después de saber todo esto?)

Inicio descriptoinane

Las campanas del pueblo llamaban a misa de once. Las cigüeñas, en lo alto del campanario, contemplaban el lento trajín de la plaza del mercado. Los carros transportaban mercancías e iban dejando los surcos de las huellas de sus ruedas en el barro que se había formado con la lluvia de aquel otoño brumoso.

(Esto se ve a la legua que va a ser un tostón infumable.)

Descripto pleonasmicoloquial

La autoayuda es algo que sirve para ayudarte a ti mismo en cualquier situación. Es una manera de controlar tu vida, sentir tú mismo y salir airoso de cualquier situación que la vida te plantee. Debes dejarte llevar por los impulsos de tu yo interior.

(Ya sabemos que esto no te va a dar solución para nada.)

Inicio pedantiplúmbeo

En un lugar de la mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…

 (No empieces ningún libro así, por dos razones: 1) Los de la Sociedad Cervantina se enfadan, me consta; y 2) La gente no leerá tampoco tu libro, al igual que no leen el original.

Inicio modernivago

Maldita sea mi estampa exclamo rufino dando con la mano sobre la mesa mientras su amigo le contemplaba pensando qué bruto pero qué bruto que es rufino parece mentira que se haya criado en los mejores colegios pero no importa los dos siguieron andando por las calles de ese barrio tan bien conocido tiene usted hora le preguntó un joven rapaz que salió de un callejón el otro le miró despectivamente pues sí que esto yo para que me pregunten cosas bueno respondió no se ponga así que no es para tanto ambos amigos siguieron andando pensando en sus cosas

(Este tipo de literatura joyceana o celiana no se entiende «ná».)

Mi consejo es que no empiecen un libro de ninguna manera. Así habrá un libro menos en el mundo y eso saldremos ganando.

ah

20 febrero, 2014 § Deja un comentario

mia

Listen – I’ll be your woman

excéntrica

21 enero, 2014 § 1 Comentario

excentrica

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 423 seguidores