Canciones infantiles (I)

25 mayo, 2007 § 6 comentarios

Las canciones infantiles nos han acompañado a casi todos durante muchos años. Pero, vistas desde la distancia de la edad adulta, muchas no tienen demasiado sentido, son bastante confusas o cosas mucho peores.
Veamos algunos ejemplos.


El patio de mi casa es particular, cuando llueve se moja como los demás.


Si se moja como los demás es que entonces es que no es tan “particular”.

Al corro de la patata, comeremos ensalada, lo que comen los señores, naranjitas y limones.

¿Qué es lo que comen los señores, ensalada o naranjitas y limones?

A la zapatilla por detrás, tris, tras. Ni lo ves ni lo verás, tris, tras. Mirad p’arriba, que caen judías. Mirad p’abajo, que caen garbanzos. A dormir, a dormir, que vienen los Reyes Magos con un juguete en la mano.

Eso de mirad p’arriba cuando caen las judías y p’abajo cuando caen los garbanzos no entiendo muy bien por qué. Si caen judías y miras p’arriba es muy probable que te quedes tuerto. Quizá de ahí lo de ni lo ves ni lo verás, tris, tras.

Desde pequeñita me quedé (me quedé) algo resentida de este pie (de este pie). Disimular que soy una cojita, disimular, lo disimulo bien. Ay, ay, que te doy un puntapié, con la punta de este pie.

¡Vaya si disimula la cojita dando puntapiés por ahí! Qué eufemístico el diminutivo.

La que viene a continuación era una de mis favoritas cuando era pequeña. Solía cantármela mi abuela y luego se convirtió en banda sonora de los (eternos) viajes hacia destinos veraniegos. Un día, ya adulta, me dio por cantarla de nuevo y me quedé aterrorizada.

En el Barranco del Lobo
hay una fuente que mana
sangre de los españoles
que murieron por su patria.
Pobrecita madre, cuánto llorará
al ver que sus hijos a la guerra van.
Ni me lavo ni me peino

ni me pongo la mantilla
hasta que vuelva mi novio
de la guerra de Melilla.
Melilla ya no es un pueblo
Melilla es un matadero
donde se matan los hombres
como si fueran corderos.


¡Y luego dicen que los videojuegos son violentos!

Como veo que este tema da para mucho, volveré sobre él algún otro día.
Por hoy han tenido suficiente tortura.
Que tengan un buen fin de semana.

Anuncios

§ 6 respuestas a Canciones infantiles (I)

  • liuva dice:

    Variaciones sobre “El corro de las patatas”:

    “Al corro de los vecinos
    comeremos dos pepinos,
    como comen los pingüinos
    cangrejos y peces finos”.

    “Al corro de los atletas
    comeremos dos croquetas,
    como comen las mofetas
    con arroz y cuchufletas”.

    “Al corro de los chinitos
    comeremos dos quesitos,
    como comen los bomberos
    cuando van con los toreros”.

    “Al corro de las vecinas
    comeremos tres sardinas,
    como comen en Sevilla
    cuando te quitan la silla”.

    “Al corro de los golosos
    comeremos algo sabroso,
    como comen los tramposos
    que nunca cazan osos”.

  • Álvaro dice:

    Saludos, Sakura, soy nuevo comentando en su página, aunque alguna vez la había visitado.

    Un hermano mío, de pequeño, no podía soportar el villancico aquel que decía: “la nochebuena se vieeeeene, tururú, la nochebuena se vaaaaaa, y nosotros nos ireeeemos, tururú, y no volveremos máaaaaas”. Supongo que la idea de que alguien desaparezca para siempre es demasiado fuerte para un niño. Qué gratuito meterla en un alegre villancico.

  • Enrique Gallud Jardiel dice:

    Mucha razón. Yo ya desglosé en su dia “Quisiera ser tan alta como la luna…” y salieron atrocidades,así es que no puedo sino asentir.

  • luis acebes dice:

    Sakura,

    Estaba buscando documentación sobre la guerra de melilla para una novela que estoy escribiendo y me he encontrado esta maravillosa canción. A mí también me la cantaban de pequeño mi abuela y mi abuelo. Qué maravilla. Ha sido emocionante recordarla.

    Un saludo.

    Luis

  • sakuranomonogatari dice:

    Me alegro mucho, Luis.
    A mi me recuerda irremediablemente aquellos largos viajes en coche.
    Mucha suerte con tu novela.

  • Algonquina dice:

    Hola Sakura:

    Yo creo que en la canción del corro de la patata, es simplemente una referencia a las clases sociales de la época, en donde una naranja era un lujo. Como una burla a los burgueses.

    Del patio de mi casa. No se quien o dónde compusieron la canción, pero, en Barcelona hay zonas en donde hay calles que hasta hace poco eran pasajes cerrados y también patios interiores, particulares y más o menos en todos los lugares pasaba eso. En el Eixample, al principio, se mudaron los que tenían más dinero. Pero claro, cuando llovía, sus patios particulares también se mojaban. Por cierto que el nombre de “Can fanga” viene de que el principio las calles no estaban esfaltadas y los primeros que se fueron al eixample, cuando llovía, se manchaban los zapatos de barro.

    La de las judías y los reyes magos se cantaba supongo que por reyes. Me hace pensar en antisemitismo, que no es tan raro en un país católico. Antes no existía eso de lo políticamente correcto.

    La de la cojita es precísamente por lo que he encontrado tu blog. Estaba buscando sobre canciones infantiles porque algunas me parecen de una crueldad extrema, como esta. Pienso en la gente coja que tuviera que oir siempre esta pùta canción y en boca de niños.

    Bueno, y desde luego la que has puesto de Melilla es increible. No la conocía, pero me la apunto.

    Muchas gracias por la información.

    Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Canciones infantiles (I) en Monogatari.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: