Métodos para leer más

31 enero, 2008 § 9 comentarios

Muchos de nosotros utilizamos la estúpida excusa de la falta de tiempo para justificar nuestra escasa dedicación a la lectura. Hoy he estado un rato pensando (en lugar de estar leyendo) en unos cuantos métodos para leer más, todos ellos de fácil aplicación.

1. Optimizar nuestros medios de transporte.

Si vamos a trabajar en metro, sustituiremos este transporte por el autobús. El autobús se para en los semáforos, pasos de peatones y atascos varios, así ganaremos tiempo de lectura. Además es mejor leer con luz natural. Si ya viajamos en autobús, habrá que mejorar el recorrido. Si normalmente vamos del punto A al punto B directamente, cambiaremos la ruta del siguiente modo: de A a D, de D a C, y de C a B. Esto es mejor hacerlo si tenemos abono transporte porque si no se nos pondrá en un pico. Si utilizamos una línea circular, bastará con tomar el autobús en sentido contrario. Este método implica levantarse mucho más temprano. También puede levantarse uno más pronto de lo necesario para poder leer un rato. Pero ¿quién se cree eso?

2. Colocar libros en lugares estratégicos de la casa.

Además de la mesilla de noche, existen otros muchos lugares en la casa en los que deberemos colocar libros.

El cuarto de baño es uno de ellos, aunque suele ser ubicación más propicia para periódicos, revistas y libretas de autodefinidos (los sudokus no valen como lectura).

La cocina es otro buen sitio. Colocaremos un libro allí para utilizarlo mientras vigilamos que no se peguen las lentejas, se hace la pizza en el microondas, esperamos a que termine de centrifugar la lavadora, esperamos a que se abra la puerta de la lavadora después de centrifugar o apretamos el botón de la caldera para que se quede encendida. Leer siempre será más productivo que quedarse mirando el electrodoméstico en cuestión, que es lo que solemos hacer.

Junto al teléfono tendremos un libro ameno, ligerito, que no haya que concentrarse mucho para entenderlo, ya que lo utilizaremos en caso de que nos llame nuestra madre, cuñada o similar, o por si tenemos que hacer una consulta en un servicio de atención al cliente. La atención requerida por este tipo de llamadas suele ser mínima (excepto en llamadas al servicio de asistencia de Microsoft, en cuyo caso más le vale no estar leyendo otra cosa que lo que pone en la pantalla del ordenador, y ni aún así) por lo que podremos utilizar el otro medio cerebro para seguir con la lectura.

3. Orientar bien la antena de televisión.

Se trata de orientar la antena para sintonizar La Sexta. Probablemente en su casa no se vea esta cadena y cuando, después de pasearse por todos los canales, se da cuenta de que todo es una porquería, intenta sintonizar ese canal como último recurso al aburrimiento televisivo, pero no lo consigue, porque la antena está mirando a Cuenca. Hágame caso. Oriente la antena y sintonice la cadena de una vez. Cuando recurra a La Sexta como última alternativa se dará cuenta de que es igual o peor que las demás. Entonces podrá ponerse a leer tranquilamente.

4. Escoger bien el supermercado.

Además de colocar un libro en la cocina, meteremos otro en el carrito de la compra. Es muy importante saber elegir un supermercado. Yo les recomiendo los de la cadena Día%. Además de disfrutar de un estupendo surtido (sobre todo los lunes) y un personal atento y feliz (se sienten valorados y bien pagados), disfrutará de unas interminables colas para pagar que le darán por lo menos para leerse veinte, qué digo veinte, cuarenta páginas del filósofo más enrevesado. Y a cualquier hora del día, cualquier día de la semana.


Gogol Bordello – Supertheory of Supereverything

Anuncios

§ 9 respuestas a Métodos para leer más

  • dErsu_ dice:

    Oh, pero es que yo me mareo, en el autobús, si intento leer. Claro, que si no lo intento, me mareo igual.

  • liuva dice:

    Y dale con las lentejas.

    Anotaciones al margen:
    -No tengo tiempo
    -En autobús me mareo al leer los letreros de propaganda que van pasando… así que como para leer un libro
    -En el metro me duele la espalda si leo
    -Fraga dijo en una ocasión que se leía un libro todos los días antes de desayunar. Lo desterraron a Galicia por Pinocho.
    -En la mesilla de noche no tengo ningún libro. No tengo mesilla de noche.
    -En el cuarto de baño una vez leí una novela entera y me entró cistitis.
    -Y dale con las lentejas…
    -Tengo un libro encima de la lavadora y lo intento leer cuando centrifuga, pero me pasa lo mismo que cuando voy en autobús, me mareo. Es tan difícil perseguir las letras.
    -Siempre leo el marcador del microondas
    -Mi teléfono es inalámbrico y paseo mientras hablo. Una vez me vi en un espejo mientras sostenía el teléfono con una mano y un libro abierto con la otra y me dio mucha vergüenza. Desde entonces ya no hablo por teléfono ni con mi cuñada ni con mi madre.
    -Tengo una amiga en Cuenca que ve La Sexta
    -Por muy pocos euros me traen la compra a casa, así que no tengo la suerte de disfrutar interminables colas. Mientras mete el chico las cosas en la cocina intento leer, pero tarda muy poco.

  • Señorita Puri dice:

    El Dia% es el Afganistán de los Supermercados. Sólo les salvan los yogures y los Dalkies de cholate.
    Eso, y la escena de ver a los chinos cargados de miles de latas de refresco que te revenden al triple en la tienda a 50 metros. Yo un día que fui a comprar desodorante me leí Guerra y Paz en la cola.

  • Sakura dice:

    Dersu, si te vas a marear de todas formas, mejor que saques algo provechoso.

    Liuva, es que no has probado MIS lentejas…

    Señorita Puri, siento disentir con usted en cuanto a los yogures. Pero a lo mejor es que no ha probado el desnatado de limón. El colorante que utilizan debe ser la tinta de un fluorescente.

  • Señorita Puri dice:

    yo he probado los de frutitas grandes. pero cualquier cosa que se aleje de eso corre de su cuenta y riesgo. Se ha descubierto el agente Litvinenko salió de un dia% y ya sabes el resto…

  • Kaze dice:

    Ahí van otras dos propuestas: El cabecero de la cama y el techo. Para esos días de sexo distraído. Nótese que propongo opciones para diversos roles, más activos o más pasivos.

  • Kim Basinger dice:

    Totalmente de acuerdo en lo de las colas de DIA, yo veo poco la Sexta así que no puedo opinar, pero tengo dos amigas que trabajan allí, así que se lo comunicaré si no quieren perder el trabajo.
    ¿Oye y fomentar la lectura en los colegios, en la tele, en la radio, en los trabajos?
    Quizás también ayude.

  • Sert dice:

    Sigo tus consejos y
    a: Voy a trabajar en burra.
    b: Leo a Stendhal mientras centrifugo la lechuga.
    c: Recito a Pushkin a todas las operadoras de Movistar & Vodafone & Orange (a cobro revertido.

    O simplemente leo. Es de lo más provocador que existe.

  • Álvaro dice:

    Bah, leer está sobrevalorado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Métodos para leer más en Monogatari.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: