Why not?

11 febrero, 2008 § 5 comentarios



It was a creed written into the founding documents that declared the destiny of a nation.

Yes we can.

It was whispered by slaves and abolitionists as they blazed a trail toward freedom.

Yes we can.

It was sung by immigrants as they struck out from distant shores and pioneers who pushed westward against an unforgiving wilderness.

Yes we can.

It was the call of workers who organized; women who reached for the ballots; a President who chose the moon as our new frontier; and a King who took us to the mountaintop and pointed the way to the Promised Land.

Yes we can to justice and equality.

Yes we can to opportunity and prosperity.

Yes we can heal this nation.

Yes we can repair this world.

Yes we can.

We know the battle ahead will be long, but always remember that no matter what obstacles stand in our way, nothing can stand in the way of the power of millions of voices calling for change.

We have been told we cannot do this by a chorus of cynics…they will only grow louder and more dissonant ……….. We’ve been asked to pause for a reality check. We’ve been warned against offering the people of this nation false hope.

But in the unlikely story that is America, there has never been anything false about hope.

Now the hopes of the little girl who goes to a crumbling school in Dillon are the same as the dreams of the boy who learns on the streets of LA; we will remember that there is something happening in America; that we are not as divided as our politics suggests; that we are one people; we are one nation; and together, we will begin the next great chapter in the American story with three words that will ring from coast to coast; from sea to shining sea —

Yes. We. Can.

Nota: La traducción está en los comentarios.

Anuncios

§ 5 respuestas a Why not?

  • Señorita Puri dice:

    Este es discurso es fantástico (y el vídeo del mp3 que colgaste, genial). Junto con “I’m sorry, but I don’t want to be an emperor” de Chaplin y el “I have a dream” son textos necesarios para iluminar nuestra vida, y nuestras esperanzas.

  • Sert dice:

    Sacudir el vecindario. Walter Vetroni, líder del PD italiano, hace campaña estos días con el eslogan ‘si può fare’, se puede hacer, el ‘yes we can’ de kennedy y obama. Me ha encantado el post. A veltroni, que es alcalde de Roma, lo llaman El solitario porque no se casa ni con dios, lo que es mucho decir en un partido de izquierdas. Posiblemente le esté allanando el camino a berlusconi, llamado ya El Inmortal por razones obvias, pero está consiguiendo ilusionar a mucha gente. Agitar el vecindario. Darío Fo está encantado y con eso me basta.

  • Sakura dice:

    Gracias a ambos.
    En vuestros comentarios leo palabras como “iluminar”, “esperanza”, “ilusionar”…
    Yes, we can!

  • taun dice:

    El discurso es buenisimo.
    Yo lo escucho casi cada día al despertarme.

  • Sakura dice:

    Se trataba de un credo plasmado en los documentos que fundaron y declararon el destino de una nación…

    Sí podemos.

    Fue susurrado por los esclavos y los abolicionistas mientras avanzaban por el sendero rumbo a la libertad…

    Sí podemos.

    Fue cantado por los inmigrantes mientras llegaban desde costas lejanas y por los pioneros que viajaban al Oeste enfrentando una tierra salvaje e inclemente…

    Sí se puede.

    Fue el llamado de los trabajadores que se organizaron; de las mujeres que exigieron el derecho a voto; por el presidente que escogió a la luna como una nueva frontera y por un Rey que nos llevó hacia la cima de montaña y nos enseñó el camino hacia la Tierra Prometida.

    Sí se puede, con justicia e igualdad.

    Sí se puede, con oportunidad y prosperidad.

    Sí se puede aliviar a esta nación.

    Sí podemos reparar a este mundo.

    Sí se puede.

    Sabemos que la batalla que enfrentaremos será larga, pero recordemos siempre que no importan los obstáculos que se interpongan en nuestro camino, nada puede interponerse ante el poder de millones de voces que exijan el cambio.

    Nos han dicho que no podemos lograrlo, por un coro de cínicos, cuyos parloteos se intensifican y se vuelven disonantes. Nos han pedido que nos detengamos a reflexionar sobre la realidad. Nos han hecho advertencias sobre ofrecerle falsas esperanzas a esta nación.

    Pero en historia improbable que es Estados Unidos, nunca ha habido falsedad en la esperanza.

    Hoy las esperanzas de la pequeña que asiste a una escuela deteriorada en Dillon son las mismas que los sueños del chico que aprende en las calles de Los Ángeles; recordaremos que algo está sucediendo en Estados Unidos; que no estamos tan divididos como sugieren los políticos; que somos un sólo pueblo; somos una sola nación y juntos iniciaremos el siguiente gran capítulo de la historia americana con tres palabras que retumbarán de costa a costa, de un mar al otro…
    Sí se puede.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Why not? en Monogatari.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: