Preparándome

6 diciembre, 2008 § 2 comentarios

Sólo a alguien retorcido podría ocurrírsele la estupenda idea de programar un examen oficial mundial para el domingo 7 de diciembre. A los españoles desde luego, nos la han jugado bien. A los inconscientes que nos presentamos nos han chafado el puente. Me pregunto cuántos habrá como yo, solos en casa, intentando estudiar, mientras sus cónyuges, hijos, amigos y vecinos están de puente en algún lugar al que han tardado alguna hora de más en llegar (de eso nos hemos librado).

Estamos en capilla (expresión que viene al pelo y se refiere al reo que espera su ejecución). Por lo menos tengo la suerte de no tener que desplazarme a otra ciudad para examinarme, añadiendo a los nervios del examen la inquietud (y gastos) del viaje, el alojamiento… Algo es algo.

Pero tendré que madrugar. Levantarme a las 7.00. Como soy una histérica ya estoy haciendo todos los preparativos.

Lista de cosas para meter en la mochila:

1. El D.N.I. y la ficha de registro del examen. Esto es lo más importante. Podré ir desnuda, pero ¡no sin mi ficha! ¡¿No estará caducado el DNI?! ¡Ufff, no! Vale. Seguimos.

2. Folleto explicativo con el mapa de acceso a la universidad, plano de distribución de aulas y mesas de registro, horario y duración de pruebas y descansos, horarios de trenes, líneas de autobús y número de teléfono de contacto. Este folleto, en su última página, tiene una “check list” que transcribo a continuación, para que no se te olvide nada:

  • Tarjeta de identificación-Registro de examen
  • DNI, pasaporte o documento legal de identificación
  • Lápiz (2 o HB), goma de borrar y sacapuntas
  • Algo de comida y bebida

Luego viene una nota al pie:

*Debido a la época del año, aunque se contará con calefacción, rogamos traigan ropa de abrigo suficientemente cómoda en caso necesario. (Con esto queda claro que no, no puedo ir desnuda.)

Vale. Parece que el punto 1 y el 2 coinciden con mi punto número 1. Sigo con mi lista.

3. El lápiz HB que utilicé el año pasado y que Rosa-san nos dio a los sempais. Lo guardo como oro en paño. La goma de borrar y el sacapuntas también son los mismos de 2007. Tontica que es una.

4. Algo de comida. Vale. Llevo dos semanas sin ir a la compra. Salgo a la calle a comprar unos bollitos de leche para rellenarlos de paté pero… ¡Mierda! ¡Es fiesta! Está todo cerrado. Menos el chino, y no tiene bollitos de leche. Habrá que conformarse con pan de molde, fuagrás Tarradellas y una palmerita de chocolate.

5. Algo de beber. Busco en la cocina. Sé que por algún sitio había un termo. ¡Ajá! Mmmm. Lo recordaba más grande… ¿Cuánto cabrá aquí? ¿Y qué meto? Ya estaré lo suficientemente nerviosa como para llevar café. Además si quiero llevarme café tendré que levantarme a las 6.30 para llenar, tacita a tacita, el termo de capacidad desconocida. Llevaré té. Por supuesto, Sencha, del que me trajo MA de Takashimaya. Hay que honrar a los dioses para que se apiaden de una. Además, una botellita de agua. ¿No será demasiado líquido? ¿Y si me entran ganas de ir al baño cada diez minutos? “Pues no te lo bebas todo, idiota” Esa es mi parte del cerebro que aún funciona con normalidad, dándome consejos.

6. Ropa de abrigo. ¡No! Alguien que se ha ido de puente se ha llevado LA bufanda. Sí, la del año pasado… Habrá que arriesgarse. Después de rebuscar por los cajones encuentro los mitones (sí, los del año pasado…) Camiseta de cuello alto, jersey de lana de cuello vuelto,  dos pares de calcetines y vaqueros que se congelan al contacto con el gélido aire de Cantoblanco. Por supuesto, botas.

7. Billete de metro para llegar hasta el lugar de recogida. Rosa-san es taaaan amable. Su novio más, que es el que nos lleva en coche.

8. Dinero. ¿Para qué? La cafetería estará cerrada. Me llevan en coche y tengo billete de metro. ¿Y si… se le rompe el coche al novio de Rosa-san y ya es tan tarde que hay que coger un taxi? ¿Y si el metro está estropeado y no viene el autobús y tengo que coger un taxi al punto de recogida? ¿Y si después del examen estoy tan contenta o deprimida que quiero darme al alcohol inmediatamente? Pues eso. Dinero.

9. Cámara de fotos. Para inmortalizar las caras somnolientas pre-examen y los rostros agotados post-examen. (Esto es nuevo… El año pasado no llevé cámara. A ver si la vamos a fastidiar…)

10. Móvil. Que tendré apagado de 9.30 a 13.25, porque según el folleto: “Los teléfonos móviles, relojes con alarma o cualquier otro aparato electrónico deben estar totalmente desconectados durante la realización de la prueba. No basta con silenciarlos ya que pueden producir interferencias en el ejercicio de comprensión oral. Si suenan durante la realización del examen son motivo de descalificación de dicha prueba.” Cualquiera se arriesga a que te mande tu madre un sms de “buena suerte!” Gracias mamá, me acaban de echar por tu culpa….

Creo que ya está todo.

Sólo falta desanudarme las tripas y estaré lista.

Anuncios

§ 2 respuestas a Preparándome

  • Respira profundo y a por todas.

  • Fer dice:

    Como sé que te fue bien el examen (ventaja de la desventaja de leerlo todo con retraso), sólo te comento una cosilla: la expresión “estar en capilla” no se refiere a los presos, sino a los estudiantes de la antigua universidad salmantina allá por la Edad Media, cuando se encerraban en una capilla del claustro para preparar el examen del día siguiente que les daría el título.
    (O, al menos, es así como nos lo han explicado a todos los que hemos sido pasto de la USal).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Preparándome en Monogatari.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: