23 mayo, 2009 § 2 comentarios

He pasado media mañana leyendo(me). Y he echado la cuenta de las sinfonías inacabadas. Sería mejor haberlas terminado.

Porque ninguna composición debería terminar en un fa sostenido.

Anuncios

§ 2 respuestas a

  • liuva dice:

    No entiendo el por qué un señor Anónimo (que no el señor Anónimo) sale ahora con una comentario que hice el 23 de marzo en el blog de Donna Angelicata. Si no te molesta mucho, Sakura, respondo desde aquí a éste señor Anónimo (que no al señor Anónimo).

    Para que la gente se entere de qué va la cosa pongo un poco la historia. Angelicata hizo una entrada muy buena sobre los relatos del Padre Brown de G. K. Chesterton y yo hice el siguiente comentario:

    “G.K. Chesterton tenía de lo español una curiosa y rudimentaria noción. En su novela “El escándalo del Padre Brown”, que se desarrolla en Méjico, llama “dagos” a los mejicanos y por extensión a los españoles, portugueses e italianos. “Dago” es una corrupción del nombre Diego, nombre, según él, muy común entre los aventureros del descubrimiento y conquista de América.

    Mr. Rock, uno de los personales de la novela (norteamericano), dice: “todos los gánster son dagos y todos lo dagos son gánster”.

    El Padre Brown defiende a los “dagos”, pero ¡de qué manera!:

    “Así, dice el Padre Brown, usted sabrá que, gracias a estos dagos, el pueblo anglosajón es un pueblo civilizado”

    “Bien, existió un dago llamado Julio César. Fue más tarde muerto a puñaladas. Y hubo otro llamado Agustín, el cual trajo el cristianismo a nuestra pequeña isla; realmente yo no creo que hubiéramos tenido una gran civilización sin esos dos”

    Maravillosa lección de historia.”

    Este fue mi comentario de entonces. Éste señor Anónimo (que no el señor Anónimo) parece que no está muy de acuerdo con lo que digo. Dice que “Chesterton está remedando sarcásticamente el empleo que hace esa gente de ese término”. Pues no, si lee la novela verá que Chesterton hace una interpretación histórica de primero de primaria. Y no digo más para no incomodar a Sakura.

    Señor Anónimo (que no el señor Anónimo) si quiere usted un duelo a primera sangre, en el blog de Angelicata. Para duelos con pedigrí, éste:

    El célebre escritor francés Alejandro Dumas tuvo una pelea con un político y se retaron a un duelo. Como ambos eran grandes tiradores, decidieron no enfrentarse en un campo de honor y optaron porque el perdedor se pegase un tiro él mismo. Perdió Dumas y, acto seguido, entró en su despacho. Cerró la puerta y sus amigos, cabizbajos, escucharon el disparo. Pero, al instante, apareció Dumas fumándose un puro. «Señores, ha ocurrido un desastre inesperado -dijo, solemne-. He fallado».

    Saludos, Sakura.

  • anónimo dice:

    Bueno, la verdad es que no puedo demostrar que yo soy el gran anónimo que casi todo el mundo amaba (además que ¿cómo se demuestra que anónimo es anónimo?). De todas maneras creí que se me reconocería por mi incomparable estilo (¡qué duro golpe para ti, querido yo!) Perdone,mi querida señorita(ve? en este caso yo no tengo ninguna duda acerca de usted, con ese carácter que usted posee y con su idiosincrático enciclopedismo tan proteico) me enteré hace poco, por un buen amigo, de su comentario antichestertoniano y puesto que no podía replicarle en ese blog, escogí el de la señorita Sakura(muchas gracias!) que me pareció el mejor . Si le molesta que esta discusión sea aquí, no la incomodaré más. Y sigo pensando que las palabras del padre Brown son un sarcasmo ante un wasp que hace gala de su mala educación e incoherente conocimiento de la historia, sí, le dice, te burlas de estos mejicanos, españoles e italianos pero si fueras coherente también llamarías dago al Julio César que siempres tienes en la boca( es como si dijéramos, gracias a lo que tú llamas un asqueroso polaco, el asqueroso polaco de Juan Sobieski se salvó Viena y Europa). Y por lo que respecta a su ironía sobre la historia chestertoniana, difícilmente se pueden poner en dos líneas dos mejores ejemplos para derrumbar la suficiencia nórdica de la que hacen gala esos personajes. Bueno, la dejo, puede llamarme pseudoanónimo si le place(aunque si es cierto que no soy anónimo, entonces sí que debería preocuparme con quien me acostaré esta noche). Muchas gracias, Sakura por su hospitalidad.(Estaba pensando en las sinfonías inacabadas y además de la más obvia, pensaba en las dos décimas y la novena, ¿hay otras de compositores más o menos célebres?)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo en Monogatari.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: