Mi mini-Rosenvinge

29 noviembre, 2009 § 9 comentarios

Me perdí a la Vukusic en plena transformación. Me perdí a Muse, dando vueltas en mi cabeza. Me perdí las calles mojadas, las luces. Me perdí el frío mordiente. Pero merece la pena perderse todo si es por ver el rostro iluminado y mutado en mariposa de C.

Anuncios

§ 9 respuestas a Mi mini-Rosenvinge

  • liuva dice:

    Me gustaría saber (y ver) cómo es el rostro iluminado y mutado en mariposa de C.

    Pongo un video de Christina Rosenvinge y Nacho Vegas “Verano Fatal” que me gusta mucho, y no sólo por la canción, sino porque en él aparece un tigre. Ella lo acaricia. Y yo no. Una de las metas de mi vida es poder algún día acariciar a un tigre. A mí lo de plantar un árbol y todas esas tonterías me importan un pimiento, yo lo que quiero es tan sólo acariciar a un tigre. Con los gatos no funciona igual. Si yo lograra acariciar a un tigre estoy segura que mi cara también se mutaría en mariposa. O en gata salvaje.

    Gato
    Ven, acércate más.
    Eres mi oportunidad
    de acariciar al tigre
    – y de citar a Baudelaire.
    (José Emilio Pacheco)

  • sakuranomonogatari dice:

    No está mal como meta en la vida. Seguro que es más fácil de conseguir de lo que parece.
    Me encanta la Rosenvinge, y no sé qué se trae con el Vegas, pero están que se salen. Me encantan los últimos segundos del vídeo “No lloro por ti”.
    A mí me gustaría tener una Rosenvinge tamaño natural en mi casa (a lo peli de Berlanga). Aunque pensándolo bien, lo que me gustaría de verdad es ser como ella, tener 43 tacos y estar así de cañón y tener ese estilazo y todo eso…

  • liuva dice:

    Qué curioso, ayer a la una y veintiocho minutos puse aquí una poesía de José Emilio Pacheco, “Gato”. Ayer, a las cuatro y media de la tarde dieron el Premio Cervantes de Literatura 2009 a José Emilio Pacheco. Qué quiere decir esto. Nada.

    A quien pueda interesar

    Que otros hagan aún
    el gran poema
    los libros unitarios
    las rotundas
    obras que sean espejo
    de armonía

    A mí sólo me importa
    el testimonio
    del momento que pasa
    las palabras
    que dicta en su fluir
    el tiempo en vuelo

    La poesía que busco
    es como un diario
    en donde no hay proyecto ni medida

    José Emilio Pacheco

  • Sakura dice:

    Puede significar muchas cosas:
    1. Nada
    2. Que José Emilio Pacheco es el único autor que conoces y por eso lo pusiste aquí (esto no puede ser porque me consta que conoces a Chesterton y a Monterroso).
    3. Que eres jurado del premio Cervantes y no sabes guardar secretos.
    4. Que realmente tienes poderes (motivo por el cual podríamos culparte del Nobel de la Paz a Obama, que seguro que en algún sitio has comentado algo sobre él, y por tanto seguiremos a la espera de que nombren Miss Universo a la Palin).

  • liuva dice:

    Lo de la Palin hay que trabajarlo todavía un poco.

  • evasiete dice:

    Me encanta la Rosenvinge.
    La veo pasar por delante de mi portal muchos días, cuando vuelve del cole con su cachorrito (y no de tigre exactamente)…

  • Sakura dice:

    Liuva, pues mira, a Miss Universo no sé si llegará, pero de momento ya es superheroína:
    http://www.mediaite.com/online/sarah-palin-is-blunder-woman-palin-fantasy-art-in-mad-magazine-nsfw/

    Evasiete, ¿a qué hora dices que salen los niños del cole? Ahora entiendo por qué tienes un clochard perenne en tu portal…

  • liuva dice:

    Qué fuerte lo de la Palin. Esta mujer puede con todo. Y pensar que yo una vez me ofrecí aquí a un asiduo de tu blog a visitarle a su casa totalmente entregada cuando la Palin fuera Presidenta de los USA. Madredelamorhermoso, espero que el señor Dersu sea ingeniero.

    ALMA DE INGENIERO
    Dos estudiantes de ingeniería estaban caminando por el campus cuando uno de ellos dijo:
    -¿De dónde sacaste esa magnifica bicicleta?
    El segundo contestó:
    -Bueno, yo estaba caminando por ahí ayer, pensando en mi trabajo, cuando una hermosa chica apareció montada sobre esta bicicleta, se bajó de la bici, la tiró al suelo, se quitó toda su ropa y me dijo: “Toma lo que quieras”.
    El segundo ingeniero cabeceó afirmativamente:
    -¡Buena elección! ¡probablemente el pantalón no era de tu talla!

  • liuva dice:

    Jo, llevo con el síndrome del elefante de la trompa azul desde ayer por culpa de “Un verano fatal”. No me puedo quitar de la cabeza ni la melodía, ni el tigre, ni a ella. Evasiete ¿seguro que el cachorrito que pasa con ella por tu puerta no es un tigre disfrazado? No sé yo. La única solución para quitarme esta canción es meterme en vena otra. Ya lo sé, “No lloro por ti”
    (¿Argentina? ¡Ah no! que esa es otra).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Mi mini-Rosenvinge en Monogatari.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: