Llamaron a la puerta

28 febrero, 2010 § 8 comentarios

Llamaron a la puerta y era un huracán que entró nublándome la vista. Me quedé en pie, sin habla, sin respiración, sin boca y sin costuras. Intenté detenerlo pero ya había revuelto todos mis papeles y giraba desbocado alrededor de mis piernas y luego se escurría por el largo, larguísimo pasillo. “Amaina tu galerna” acerté a decir con voz caricia y él escapó, invisible hombre de viento, por debajo de la puerta.

Y sólo quedó el silencio.

Anuncios

§ 8 respuestas a Llamaron a la puerta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Llamaron a la puerta en Monogatari.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: