Mentiras

13 marzo, 2010 § Deja un comentario

Me acerco al control y le digo a la enfermera que te dé algo para el dolor. Ahora mismo voy. Aparece poco después, solícita, con una bolsa de líquido transparente en la mano. ¿Te duele mucho, cariño? Desconfío. Sólo yo tengo derecho a llamarte cariño. Yo y tu madre, aunque creo que nunca se lo he oído decir. Cuelga la bolsa del soporte y te enchufa el líquido a la vía. Al irse te acaricia amorosa un pie con una sonrisa conmovida.

Me acerco a mirar la bolsa transparente. Perfusión salina al 9%. Frunzo el ceño para mis adentros. Para mí que esto de analgésico tiene poco. No he visto que inyectara ninguna otra cosa junto con el suero. ¿Qué me han puesto? Leo en voz alta la etiqueta. Me siento culpable. Debería haberte mentido. Debería haberme inventado algo como Asometil Difenaco de Peridoprufeno y quitarte ese dolor con mis palabras placebo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Mentiras en Monogatari.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: