Domingo de ramos

29 marzo, 2010 § 6 comentarios

Escucho tacones que bajan la cuesta. Clic clac, clic clac. Mujeres de domingo, estrenando algo, con ramas de olivo en la mano. Clic clac. Camino de la iglesia, demasiado pronto, para coger sitio. La bella Manuela se prepara y yo le corto las etiquetas del traje y le coloco los azabaches. Allá va ella también, clic clac, clic clac. Canora no necesita ramitas de olivo. Sus manos son el mismo olivo casi centenario. Péiname, me dice, y yo aro ese campo de plata ondulado mientras ella se está quietita, quietita. Todos le preguntan ¿quién soy? por ver qué lugar ocupan en su memoria desportillada, en su nebuloso mundo. Yo sólo le pongo el desayuno.

Anuncios

§ 6 respuestas a Domingo de ramos

  • lula dice:

    :’)

  • liuva dice:

    Quiero contribuir a la Semana Santa, y para ello he elegido un poema de Manolito el Pollero que, como es de imaginar, es era un señor que se llamaba Manolo y tenía una pollería.

    Pero antes del poema (épico poema) quiero responderte a un comentario que me hiciste de un comentario que te hice de una entrada que hiciste. “Meterse a poeta” te suena como “meterse a monja”. Claro, es que a veces estos términos no son obligatoriamente incompatibles. Santa Teresa de Achís, pertenecía a los dos gremios y, ciertamente, en los dos lució como la estrella Cassiopeia. Es más, vivía sin vivir en ella y, cuando lograba aunar los dos cometidos en uno solo, llegaba a la levitación. Otro caso similar era el de Sor Juan Inés de la Cruz, ésta no levitaba, creo, pero forjaba unos poemas que hacían levitar a la mismísima Virgen Desatanudos.

    En fin… vamos con el poema.

    Semana Santa (Manolito el Pollero)

    Jueves santo,
    Viernes santo,
    duelo y llanto.
    Tanta aflicción es de espanto;
    no sé ni como la aguanto,
    ni soporto ni resisto,
    ver al hombre, ver a Cristo
    tragar hiel ¡está tan visto!
    y en filas indias detrás
    y delante nazarenos,
    nazarenos,
    nazarenos,
    unos diez mil, indio más
    indio menos,
    el interminable lote;
    por docena, un Iscariote,
    de agudos de capirote;
    el impenitente brote
    de unicornios
    de bicornios
    de tricornios;
    la teoría del cuerno
    rogándole al Padre Eterno
    que nos libre del Infierno.
    Y el blandón, el cirio, el hacha,
    y el hacha, el cirio, el blandón,
    y suma y sigue la racha,
    y ¡toma!, más procesión,
    y otro paso, y otro envite,
    hasta que Dios resucite.
    Y, ¡que tonos!
    la semana está de monos.
    Y va, que arde, de cera
    litúrgica la carrera;
    la de Cristo nos espera;
    muchos,
    muchos,
    muchos,
    muchos,
    ¡¡cucuruchos!!

    (Perdón, me ha salido el comentario un poco más extenso que el de Lula.)

  • lula dice:

    jajajajaja

  • evasiete dice:

    Que bonito peinar hilos de plata!, recuerdo cuando peinaba a mi abuela y la ponía guapa y ese acto nos unía como mujeres y sangre.
    Un beso

  • noe dice:

    Sólo una persona tan bonita como tú puede escribir algo así. Lo guardaré en mi corazón.

  • sakuranomonogatari dice:

    Gracias, Noe. Besos mil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Domingo de ramos en Monogatari.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: