cartas

28 septiembre, 2010 § 12 comentarios

Echo de menos abrir el buzón y encontrar un sobre escrito a mano. Ya sólo nos quedan las postales y casi nunca.

Aquellas cartas. Pre-adolescentes escritas en francés sobre papel rosa en dirección a La Rochelle para E.; en papel de colorines, en inglés, a Saskatchewan, para… no recuerdo. Las cartas de B. durante los noventa, desgarradas  con faltas ortográficas. Las del 95 donde escribía historias a medias con P. Las del 97, flores secas y circo, de A. Una sola carta de E. a finales del 97 de ésas de “cosas que nunca te dije”. El 98 con una misiva única e irrepetible de C., que tan impenetrable parecía. O aquella otra de A. en la que explicaba con detalle el momento exacto en el que le rompí el corazón. El 99 me trajo una carta-mapa que me dejó sin aliento, de M.A., donde dibujó todas las líneas y los lugares donde se habían cruzado nuestras vidas. Muchas cartas en el nuevo milenio en pañales: un tiempo de cartas enormes, apretadas, llenas de referencias, recomendaciones, transcripciones de Juno & Avos, no incluye cedé, de A.

¿Y luego qué? ¿Silencio?

No del todo. La caligrafía se convirtió en tipografía pero no sobrevivió (y mira que lo intenté) al estúpido teléfono, al infame correo electrónico, a la inmoral red social, a la miserable mensajería instantánea.

Dentro de unos años ¿qué nos quedará? ¿Acaso algún editor publicará los mails que Pepito y Juanito se intercambiaron durante sus primeros años de aventura literaria, o los sms que Bastión le envía a Volandera antes y después de los recitales, o el intercambio de enlaces entre la mujer-orquesta y el músico distópico?

Por favor, que alguien me diga que sigue escribiendo cartas.

Anuncios

§ 12 respuestas a cartas

  • Nares dice:

    Yo, lo sigo haciendo aunque sólo a rachas. Te prometo una, a ver si así viene otra racha y a ti te crece una sonrisa de esas tuyas, burlona.
    N

  • Amaya dice:

    Buen post, Sakura, yo me preguntaba lo mismo hace casi 3 años:

    http://desconvencida.blogspot.com/2006/08/una-carta-de-amor.html

    Está claro que los nostálgicos de las cartas, igual que los de las cintas de cassette somos unos cuantos… pero me temo que las nuevas tecnologías nos han superado 😉

  • liuva dice:

    Yo todavía escribo alguna carta como las de antes. Pero no las envío a través del cartero, las envío por aquí. Ya sé que no es lo mismo, pero casi.

    En cuanto a los comentarios en los blogs intento escribir comentarios largos y con espíritu, que es lo más parecido a una carta que se puede hacer en este medio. Pero estoy a punto de abandonar, casi nadie contesta y a veces parece que molestan. Lo que se lleva ahora es el comentario telegrama de no más de dos líneas, poquitas palabras y de un insulso que te cagas. Un asco vamos. El blog tiene los días contados.

    Por cierto, Sakura, es la primera vez que te pillo una falta de ortografía en un texto. Me has alegrado el día. Saludos.

  • Monogatari dice:

    Nares, algún día te daré mi dirección y empezaré a esperar.

    Amaya, pues sí, parece que no estamos solos en nuestra nostalgia.

    Liuva:
    Una carta de las de antes ¿cómo se puede enviar por aquí?
    No abandones tu empeño comentarista. Somos muchos los que lo apreciamos.
    ¿El blog tiene los días contados? Razona tu respuesta.
    ¿Una falta de ortografía? Pues qué bien. Me repito como el ajo y vuelvo a citar a P. Sevilla. “Reivindico las faltas de hortografía en su totalidad”.

  • liuva dice:

    Respuestas a tus respuestas:

    “Una carta de las de antes ¿cómo se puede enviar por aquí?”
    Ya dije que no era lo mismo, pero casi. El contenido, el fondo si es igual, pero el envoltorio cambia. Y la letra. Y la rapidez en llegar. Pun, ya.

    “No abandones tu empeño comentarista. Somos muchos los que lo apreciamos”
    Cuantos, quieres, direcciones, medidas, estados mentales…

    “¿El blog tiene los días contados? Razona tu respuesta”
    Desde hace unos años, pocos, gran parte de la gente que tiene (tenía) blog se está pasando alegremente a las nuevas tendencias. Se está produciendo una desbandada atroz hacia Twitter, Facebook y otras memeces por el estilo. La gente que no tiene nada que decir, ahora lo dice allí. Las redes sociales lo están fagocitando todo. De aquí a pocos años (uno o dos) sólo quedarán en pie los blogs de las personas que tenga algo que decir, pero se rebautizará el invento y se llamará de otra forma. Punto.

    “¿Una falta de ortografía? Pues qué bien”
    Pues sí, me ha hecho gracias que doña perfecta también se cuele con una faltorra de las gordas. A no ser que te hayas vuelto “jesulina” y lo digas en dos palabras: in-penetrable.
    (Como seguro que vas a decir que no eres doña perfecta, vale, no lo eres, pero casi).

  • Monogatari dice:

    Yo he sido jesulina de toda la vida pero además es que tengo los dedos gordos. 🙂

  • la queli dice:

    Pues Liuva tiene toda la razón del mundo, en los blogs seguimos escribiendo los nostálgicos de las misivas, aquellas larguísimas misivas de más de 3 páginas y ahora lo hacemos en nuestros diarios virtuales. Y no creo que el mundo del blog desaparezca, que somos muchos los que tenemos mucho que decir, aunque sean bobadas, pero son nuestras bobadas. Y los comentarios largos suelen ser preciosos, al menos los que me hacen a mi… me lo parecen. Y tu, Monogatari no te puedes quejar, que Liuva se explaya a gusto por aquí. Y a mi me encanta leerla, y supongo que a mucha otra gente tambien. Y quien se quiera pasar a otras redes… pues bien, de todo tiene que haber y somos muchos y podemos repartirnos.

    En fin, que espero que no desaparezca nadie de por aquí. Besucos a las dos, que habeis protagonizado estupendas series de comentarios.

  • liuva dice:

    Gracias, Queli, en lo que me toca. Monogatari a veces es inpenetrable.

  • Dr Zito dice:

    Ya no archivo en cajas las cartas de mis ex-amantes

  • Monogatari dice:

    Queli, sí, siempre habrá alguien que tenga algo que decir, aunque sea para sí mismo. Yo no me quejo, cualquier conmentario es bienvenido siempre.

    Liuva, no he podido evitarlo. Gracias.

    Dr., yo busqué en mi caja de las cartas y sólo quedaban dos.

  • paulina dice:

    Hola
    Me llamo Paulina soy administradora de un directorio web/blog. Me ha gustado mucho tu blog personal, busco intercambiar enlaces. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en tu web.
    Si estás de acuerdo, házmelo saber al mail: paulina.cortez@hotmail.cl
    Suerte con tu web! 🙂
    Pau

  • sergio dice:

    Yo casi todas las semanas escribo una, lo que sucede, es que como tengo direcciones de correo electrónico a cientos, y direcciones postales, ninguna, acaban con su sello y todo en la papelera que hay al lado del buzón de la esquina de mi calle. Y si, echo de menos la ilusión de la espera de la respuesta, la ansiedad al recibirlas que me humedecía las manos, los minutos de misterio hasta abrirla y descubrir su contenido, las horas de sueño empleadas en responder para que, a más tardar, estuviera en el buzón el mediodía siguiente, y vuelta a empezar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo cartas en Monogatari.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: