Retazos de “Once upon a time in West Asphixia”

20 enero, 2011 § Deja un comentario

PROFESOR KUBELKA.- […] A todos nos gustaría saber que no estamos solos en el mundo, a todos nos gustaría compartir nuestros pensamientos más repugnantes. Encontrar a nuestro gemelo, a nuestro gemelo repugnante.

//

NATACHA.- (A Rebeca.) Bésame.
REBECA.- Tu boca sabe a desayuno.
NATACHA.- Me muero entre tus dientes.
REBECA.- El diluvio de tu saliva.
NATACHA.- Alcanzar la garganta.
REBECA.- Tragarme los delfines.

//

NATACHA.- Y cuando sepas el nombre de todas las cosas nada podrá matarte salvo tú mismo.

//

REBECA.- Loca número dos: Dice que le crecen pelos en todas aquellas partes donde los pelos no existen, en el paladar, en el hígado, en las plantas de los pies, en el estómago le crecen pelos. No duerme. No puede dormir porque escucha crecer el pelo dentro de ella por las noches. No le duele, simplemente le asusta. Le crece pelo por dentro porque no puede llorar, y el día que empiece a llorar el pelo dejara de crecer, eso dice.

//

NATACHA.- Porque si sabes el nombre de todas las flores podrás elegir la que merece cada muerto.

//

OLIVIA.- Jamás había visto llorar a alguien así. No parecían seres humanos. Era como si estuvieran hechas de agua.

//

NATACHA.- Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez..
REBECA.- Aprieta, aprieta.
NATACHA.- Once, doce, trece, catorce, quince, dieciséis…
REBECA.- Clávame los dedos, fuerte.
NATACHA.- diecisiete, dieciocho, diecinueve, veinte, veintiuno, veintidós, veintitrés…
REBECA.- veinticuatro, veinticinco, veintiséis, veintisiete, veintiocho…
NATACHA.- Hazme daño, así, así.
REBECA.- Veintinueve, treinta, treinta y uno, treinta y dos, treinta y tres, treinta y cuatro…
NATACHA.- Más fuerte.
REBECA.- Treinta y cinco, treinta y seis, treinta y ocho, treinta y nueve, cuarenta, cuarenta y uno…
NATACHA.- Cuarenta y dos, cuarenta y tres, cuarenta y cuatro, cuarenta y cinco, cuarenta y seis, cuarenta y siete…
REBECA.- cuarenta y ocho, cuarenta y nueve, cincuenta.
NATACHA.- Cincuenta días.
REBECA.- Cincuenta días.
NATACHA.- Cincuenta días sin ti.
REBECA.- Cincuenta días.
NATACHA.- Es demasiado.
REBECA.- Cincuenta días.
NATACHA.- Quieren acabar con nosotras.
REBECA.- No les dejaremos.

//

OLIVIA.- […] Y durante cincuenta días no dejó de llover , no dejó de llover en West Asphixia.

//

NATACHA.- Querida Rebeca, pienso en ti sobre una montaña de caballos muertos. Todos los caballos del mundo han muerto de tanto correr hacia ti […]

//

NATACHA.- Que el amor con el paso del tiempo disminuye, en cambio el odio siempre crece.

//

NATACHA.- ¡El dolor! ¡Es necesario el dolor! Sin dolor no existe el odio. Y el odio es nuestra comida.

//

NATACHA.- … […]La soledad es el espacio del conflicto, allí donde amamos nuestra carne pero nos separamos de ella, gobernados por las perras, adoramos el pensamiento de los mudos, sentimos un hondo respeto por el peligro, pulimos el equilibrio del terror, meditamos los actos de advertencia y entonces exclamamos ¡Asombro, asombro!

Angélica Liddell

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Retazos de “Once upon a time in West Asphixia” en Monogatari.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: