6 agosto, 2011 § 3 comentarios

La ciudad come y deglute y duerme ruido. Emite ruidos de cada siglo. Emite los mismos ruidos que en el siglo XVII, junto con todos los ruidos que desde entonces han evolucionado. No. Pero a mí el ruido no me importa. El ruido me da energía.

Cosmópolis, Don DeLillo

Anuncios

§ 3 respuestas a

  • Bel dice:

    El ruido me da energía.

  • liuva dice:

    En la novela “El poder del perro”, de otro don, Don Winslow (maravillosa novela, por cierto, que una vez te recomendé pero no me hiciste ni caso, creo), también se debate el problema del ruido, en este caso el ruido vecinal.

    Raúl Barreda aparca el coche delante de un vecindario y pone la música a todo volumen. Uno de los vecinos baja cabreado y le dice de malos modos a Barreda que baje el volumen, que le está molestando con tanto ruido. Raúl Barreda tranquilamente se mete en el coche, saca de la guantera una pistola y le pega un tiro en el pecho al vecino cabreado. Ningún vecino más se volvió a quejar de los ruidos vecinales. El ruido da energía.

  • Monogatari dice:

    Te hice el caso suficiente para acercarme a la librería, buscar el libro, leer la sinopsis y volver a dejarlo donde estaba.
    Sin acritud, 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo en Monogatari.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: