Clases de costura

28 junio, 2017 § Deja un comentario

Hace años me acerqué al dolor y salí con un dedo menos.

Y el dolor siguió ahí. Inventé la manera de desintegrarlo, como el niño que se oculta tras las manos. Fui yo la que desapareció. Lo evité de mil maneras: cerraba los ojos y las puertas, corría en dirección contraria, rehuía cualquier vislumbre, soslayaba el encuentro.

A veces el dolor se colaba en la vida de improviso y desbocaba al potro de la ansiedad, retumbaban palpitantes los oídos, fallaba el aliento, era yo toda un río de temblores y abismos. Negra la tierra se abría debajo y solo quedaba huir o sonreír. Temblando.

La venda elegida no curaba.

La ceguera no sirve y la invisibilidad no existe.

Por qué seguir sangrando por la misma herida.

Decidí escuchar la que yacía dentro agazapada, que tras meses de asfixia y martilleo en la nuca me recetó los cuidados de la trapecista.

«Practica contigo la generosidad de la cura sin perder de vista el barranco. Ofrece con gesto amplio y sincero lo que corresponde a la aguja.  Date al fin lo que te pertenece: una bonita cicatriz.»

MARÍA MELERO_la cura

Ilustración del libro «La cura», de María Melero

Anuncios

Carta de amor a la hermana ausente*

25 febrero, 2017 § Deja un comentario

saliste corriendo de la casa de la fiebre
saliste descalza de blanco y coronada de ortigas
miraste atrás solo para escupir
dijiste ya tengo pena suficiente
y yo temí la tala o el incendio

[No voy a contaros cómo murió mi hermana porque no está muerta]

¿recuerdas aquella vez que me mordiste la lengua
y estuve dos semanas sin hablar?
en el mapa de dolores que metiste en mi bolsillo
la noche antes de perderte entre los robles
había marcadas doscientas cincuenta y seis cruces
¿te acuerdas cuando te encontré debajo de la cama
con sangre propia entre las uñas?
esperé a que volvieras mientras la lluvia
disolvía la tierra golpeaba las piedras acallaba a los pájaros
y ya estaban enfermos todos los caballos

[No voy a contaros cómo murió mi hermana porque no está muerta]

dejé que te acercaras y me hurgaste dentro
tumbadas blancas y apretadas sobre la greda
mi hermana la de los pies pequeños tan descalza
mi hermana la de las manos espigas tan sagrada
dejé que te acercaras y me hurgaste dentro
¿recuerdas que intenté despertarte mordiéndote en el hombro?
¿recuerdas cómo me dolía el cuerpo de tanto levantarte?
dabas las gracias a las niñas por crecer
pero yo te quise siempre con cintas en el pelo
coronada de serbales asfixiada de hojas
yo te quise siempre cerca y fría
con la boca azul llena de abejorros

*Este poema forma parte del proyecto Cartas de amor a Angélica Liddell en el que la poeta Ana Gorría me invitó a participar junto a los poetas Álvaro Guijarro, Verónica Durán y Sara Martín, y que se publicó en la revista Transtierros. Cada texto está acompañado por un autorretrato de Angélica que forman parte del libro Via Lucis, publicado por Continta me tienes.

El taxidermista

15 marzo, 2016 § 3 comentarios

El taxidermista es mi último y pequeño libro de poemas.

El taxidermista está ilustrado por José Ángel Moreno, joven artista sevillano con mucho talento.

El taxidermista está editado por Bancarrota ediciones, pequeña editorial suicida.

El taxidermista pronto estará a la venta pero, de momento, os dejo este vídeo-aperitivo.

cubierta

Ningún mapa es seguro en Sevilla

14 enero, 2015 § Deja un comentario

Este sábado, 17 de enero, estaré en la librería Especies de espacios de Sevilla, por fin en la tierra de mis editores, presentando Ningún mapa es seguro.
¡Os esperamos en la calle Pureza 66, Triana!

especiesdeespacios copy

Colisión

6 enero, 2015 § Deja un comentario

Columna de diciembre para Especies de Espacios.

Leer Colisión

poesía y otros grandes males

21 noviembre, 2014 § Deja un comentario

El mes pasado comencé a colaborar con un artículo mensual en la web de la editorial Palimpsesto 2.0, donde comparto espacio con otros estupendos artistas como Ferran Destemple, Vito Dominguez Calvo y Javier Mariscal.

Os dejo aquí el enlace a mi debut:

«Apuntes para alejar la tristeza»

 

pueden volver a molestarme

2 octubre, 2014 § 4 comentarios

Para los que no llegaron a tiempo en la primera edición, para los que no llegaron tampoco en la segunda, para los que les gusta el lector electrónico, para los que leen en el teléfono, en la tableta, en la pantalla del ordenador.
Ya podéis conseguir la edición digital de mi primer poemario Moléstenme solo para darme de comer a través de Bubok, por solo 1,50€.

Haz clic en la imagen para acceder a la compra

Haz clic en la imagen para acceder a la compra

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Egotismo en Monogatari.